Translate

domingo, 17 de mayo de 2015

De ciento y pico a diez euros en una tarde

Como mi newton tiene una caca de enfocador (pieza de pvc) pensé en mejorarlo con un crayford pero vi por internet que hay unos enfocadores helicoidales que quizás podría ir bien para un enfoque fino tras acercarme al enfoque con el tubo de pvc. 
Y claro está ésto te lo cobran a su precio, pero cuando uno no es rico busca el ingenio, como otros muchos astrónomos aficionados, y encontre una idea que ya habían realizado otros aficionados, convertir un objetivo con rosca M42 a enfocador helicoidal.
Esta idea es relativamente buena, el enfoque de un objetivo de cámara se hace mediante una rosca helicoidal que permite a una pieza desplazarse linealmente sobre la otra para conseguir el enfoque. Así que podíamos empezar por buscar un objetivo con rosca M42 (para poder roscar la CCD) de los antíguos. Por internet el ejemplo que ví lo realizó con un objetivo de 135mm que tiene bastante recorrido y buscando por internet en ebay salen por cerca de 100 euros.
Entoncés recordé que tenía una cámara zenit arrinconada con un objetivo malo que hace años que no uso y que volverá a recibir película alguna. El objetivo estaba hasta con marcas en la lente.

Así que busqué información de como desmontarlo y me puse manos a la obra (que no me llevó más de 30 minutos). De este modo tenía lo que quería.

video

Lo que me faltaba era poder acoplar un adaptador 1,25" o 2" a la rosca del filtro. Eso ya tenía que venir de ebay donde encontré un adaptador de 49mm (medidas de la rosca del filtro del objetivo) a 42mm (medida de la rosca de los adaptadores M42).

Por diez euros (lo que costó el adaptador) tenía un enfocador helicoidal para la CCD.

Todo empezaba por quitar las lentes del objetivo.
 



El hueco de su interior dejaba bastante sitio para el tamaño de chip que maneja la mammut 429L sin temer viñeteo por parte del enfocador.



Tras adaptarle el filtro que reducía 42mm la rosca superior había que pegar con pegamento de dos componentes la pieza a la que roscaba el filtro que quedaba suelta tras deshacerme de las lentes.
Ya podía acoplar adaptadores y CCD al objetivo fotográfico.
 




Sobre el telescopio quedaba el conjunto con una distancia extra que permite enfocar a f10 y a f6,3 no habiéndolo probado a f3,3 (aunque creo que no roscará porque a f3,3 está en el límite del tornillo del C8).
 



He realizado unos sencillos cálculos de la precisión que puede tener el objetivo. Tiene un recorrido de tan solo 3,20 milímetros, vamos que sirve para un enfoque fino y poco más. El objetivo tiene en su circunferencia 48 dientes, por lo que cada diente representa unos 7,5º de circunferencia. Sabiendo que el recorrido supone un giro de veinte dientes, sabemos que el total de recorrido se dá tras un giro de 150º. Así se deduce que cada diente al girar hace avanzar 0,16mm, pero como la rosca permite facilmente hacer giros de un cuarto de diente (por tener cierta precisión) estamos hablando que podemos mover el enfoque unos 0,04mm como medida más pequeña. Este valor es suficientemente pequeño como para alcanzar un enfoque muy, muy preciso.
 


Así quedaba el equipo combinando la máscara Andújar con el objetivo helicoidal. Ya no hay desenfoque que se le resista al C8.

No hay comentarios: